Mañanas Informales

A pesar de que mi entorno ya sabe la situación en la que me encuentro, no puedo pasar por alto comentarlo en este espacio que es leído por mucha gente del mundo. Hasta de marte.

Tengan a bien saber que finalmente, tras dudarlo por unos instantes decidí entregarle en mano (papel impreso) a quien fuera la inspiradora de tal escrito, el post anterior que tiene como título “Que Dilema!”

En un increíble acto de valentía, se lo dí..
Antes de que se bajara del tren, la insté de manera sorpresiva a que agarrara las 2 (dos) hojas que llevaban escritas la historia. ¿Nuestra historia?

– Disculpame, cuándo tengas un rato… ¿Lées esto?
– ¿Cómo? (finalmente conocí su voz, dulce y de una presencia digna de una mujer absolutamente irresistible…)
– ¿Cuándo tengas un rato… ¿Lées esto? (repito, esta vez con la voz más quebradiza, producto de los nervios)

Ella, con sus manos, agarrando las hojas…
Yo, dándome la vuelta y huyendo hacia el vagón contiguo…

Hasta acá, todo bien.
Me sentía muy orgulloso de tal proeza, sintiendo que el acto consumado era el inicio de un quiebre de estructuras y rutinas matinales que podrían a tales efectos brindarme la posibilidad de conocerla.
Simplemente conocerla.
Saber que hay en su interior.

Al día siguiente, me levanté con la sensación de que debía repetir la hazaña pero esta vez rompiendo el hielo con un: “Hola, ¿Cómo estás?”.

Una vez arribado a la estación la veo venir en dirección hacia mi, rauda y silenciosa.
Y yo, esperando un gesto amistoso, una sonrisa o al menos una mirada de complicidad la observo desplazarse con firmeza mirando hacia cualquier punto en el cual yo no estuviera incluído.
Hasta darme la espalda… Como todos los días anteriores donde yo me preguntaba, desde el anonimato absoluto: “¿Cómo se llamará? Seguro se llama Soledad.. Tiene cara de Soledad..”.
Y me imaginaba llamando al programa de Nicolás Repetto y al momento de verla en pantalla, tan linda, siempre tanlinda y luego de que los aparatos de la tribuna dijeran: “Decime cual cual cual es su nombre!” largar un: “Soledad, para mi se llama Soledad…”
Y ganar el 0 KM.
E ir al sur, con ella al lado mío.

Pero ese día.. El día posterior a la entrega del escrito, al verla tan esquiva..
Volví al ostracismo, me venció el miedo… Sólo por unos segundos nomás.

Mi cabeza cantaba en ese momento:
Y si la ves pasar y no habla, es porque sabe que atado a mi destino sus ojos al final olvidaré

Al verla subir al tren, tomé aire y la seguí.
Y me senté enfrente.
Y ella, inmutable.
Ni un gestito de idea.

Hasta que logro cautivar su atención y ella, responde levantándose de su asiento y corriéndose hacia la punta del mismo (cabe destacar que justo ese día nos tocó un vagón chorizo, con los asientos laaaaaaargos…) dándome a entender que debía sentarme a su lado y proferirle palabras justificativas de mi acción.
Pero volví al ostracismo, me venció el miedo.

Y me quedé enfrente suyo, contemplando su belleza inexorable.
Su pelo, recogido por el broche negro que tanto me gusta como le queda, sus zapatos de taco fino, su bufanda verde, su mano derecha que llevaba un anillo precioso con una especie de diamante negro que le queda hermoso (Shine on you crazy diamond) y toda su impronta cautivante.

Y luego vino el findesemana. El día del amigo, el nacimiento de Germán (el hijo del Miope que en breve tendrá su dedicatoria) hasta volver a dar con ella el Martes pasado.

Pero esta vez, la situación fue diferente:
Un nuevo personaje se mezcla en esta historia y no puede ser ni más ni menos que la rubia.
La amiga de ella o compañera de trabajo, que a veces la acompaña en el viaje (la acompañera).

Y ese día jugó un rol muy importante:

Al instante de sentarme en un lugar estratégico noto como comienzan a hablar entre ellas y luego la rubia me mira, dándome a entender que estaban hablando de mí.

Y se reían.
Y me miraba.
Y se reían.
Y me miraba.

Y yo nunca esquivaba su mirada.
Le tiraba como rayos láser achinando un poco los ojos.
Y se reían.
Y me volvía a mirar.

Y en el flujo de miradas yo comprendía lo que ella trataba de decirme:
“Flaco! No te duermas..!”
Y se reían.

Y la veía reir a ella.
Y salía el sol.
Y nos ibamos al sur.
A conocer el Perito Moreno.
A verlo romperse.
Y reir juntos.

Y hoy, nuevamente…
Volví al ostracismo.

Aunque mañana, ella tendrá en sus manos, la segunda entrega de relatos que inspira, y este blog se nutrirá de esta novela hasta que vea su final, nadie sabe cuando.

Y a vos te digo, se que sos tímida.
No se si sos casada, si tenés novio, si te gustan las rabas o si preferís las papas pai…
Lo único que se es que con todo esto lo único que pretendo es divertirte.
Sacarte de la rutina y de los viajes redensos de la mañana.
Y de yapa, ir al sur.
A salvar a las ballenas…
Beso.

Y a ustedes, gracias por mirar “Diosa sobre rieles” por GEMS televisión.

D.

Anuncios

7 comentarios to “Mañanas Informales”

  1. Desde aquí, entre brownies y pastelitos, hemos iniciado una cadena de oración para que la señorita abandone la timidez pertinaz, se percate de tu presencia, se enamore, se vaya al Sur o a Chapalmalal y tengan muchos hijos y perros.

  2. Nooooo! Salamín con patas!!! Qué pasó con ese muchacho impulsivo y juvenil? eh, EH?! Ponele pilas, che… Nicolás Reppetto no se achicaría… Se espera con ansias la próxima entrega de esta gran novela!

    Salute! (haciendo el pasito de Nico Repetto al compás de las palmas)

  3. MarianelaC Says:

    Que salga el dios que tenes adentro y encarala como yo a los licudos de Pancho y Salsa a las 6 de la matina!!!

  4. entre esta historia de amor y la liberación de ingrid betancourt me van a terminar matando de la emocion

    te quiero demo

  5. Estoy cautivada,te imagino como Jamaes Dean,totalmente impredecible en las acciones,pero cuando se desarrolle el dialogo,intuyo una profundidad y poetica inconmensurable.
    Quiero ver la proxima entrega!!!
    Estoy atrapada en esta trama,de este encuentro incocluso.
    Piu avantti!!!

  6. jaja.o te garpan mucho por hacer esto o ya estas loko por esa mina(o flaco(?) chiste)

    bueno, espero a ver las nuevas mañana o pasado, jaja
    esta muy bueno esto,
    nos vemos demo, un abrazo

    alguna vez tocaremos esos temas de nuevo,
    si esos,
    que tenian toda la onda,
    mucho power,
    eran re metal,.
    si esos,

    de piñon fijo y metaguacha,jaja

    nos vemos man, cuidate un abrazo!!!

  7. cheee, ¿no actualiza más?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: