Archivo para agosto, 2008

Game Over

Posted in Introspección, Manteca de cacao on agosto 12, 2008 by cabesaurio

This is the end, my only friend, the end…

Tras una larga ausencia que me tuvo guardado un par de semanas producto de lo que leerán a continuación, volvi.

Para todos los que pedían que continuara la historia les ofrezco 2 versiones de la misma, las cuales serán extendidas llegado al caso en un rutilante formato símil “Elige tu propia aventura”, con votación por SMS gracias a las tecnologías que hoy lo permiten y que harán de este blog una entrada económica más para mi y para mi familia.

Quizá el título sea un poco extremista, pero queda sujeta a los comentarios venideros si esta historia puede continuar o si solo quedará en el inconsciente colectivo y, a gatas, pueda trascender en el razocinio de una pila de gente como yo que, a la mañana, busca descontroladamente desestructurarse y a fin de ello, en el mejor de los casos, logra enamorarse locamente o, en el peor de los casos, termina internada en el hospital Durand con la naríz chorreando chocolate.

Hecha la introducción, los dejo con el capítulo final de “Diosa sobre Rieles”.

Versión Dementirita
Esto no puede seguir asi.
Ya van 2 semanas de la entrega del primer escrito y sigo sin encontrar la forma, la manera de hablarle.
Todos me dicen que soy un farabute.
Voy al kiosko a comprarme una goligoma y Poroto, el dueño del local me dice: “No seas farabute! Llevale un cabsha, un tofi, un topolino, un chupetín de cocacola.. Llevale algo y daseló, tomá… Llevale este…”

Ante la insistencia, terminé comprando un Sugus Max de ananá.
(El día que explote el mundo por la bomba atómica, quedarán las cucharachas, dicen.. Pero yo estoy seguro de que adeparte de las cucharachas en algún rincón de este planeta un Sugus de ananá habrá de quedar)

Gracias a la compra, pude cambiar monedas para arribar al colectivo con la certeza de que llegaría a tiempo a la estación de tren.
Al llegar a la instancia de indicarle al chofer mi destino, intenté hacerme el gracioso al pedirle: “Uno de frutilla”. Acto que fue repudiado por él mismo y que fue devuelto con un “Dale pibe, no te hagas el gracioso que te bajo del oncecatorce a garrotaso.”

Y un instante luego de sacar el boleto de $1,20, la vi…
De espaldas, como la conozco siempre tan linda de espaldas, esquiva e indiferente, pero tanlinda al fin.

Aprovechando la situación de verla en otro ámbito que no sea el de los andenes y ante un glorioso impulso, toqué su hombro, acto que desencadenó un movimiento rotatorio uniformemente variado.
Fue el giro más lento de mi vida.
Pude sentir el traqueteo de sus huesos al girar.
El rechinar de sus zapatos en el suelo.
El contonear de sus caderas.
El sonido de sus músculos que enmudecían el ruido a ciudad.
El chocar del aire contra sus moléculas todas.

Hasta que se dió vuelta.
Y la vi…

Y no era ella.
Era reparecida.
Pero no era ella.
Y volví al ostracismo.

Largué un: “Disculpame, ¿tennnnnéssss hora?”
Y contestó: “8 y media passssada…”

Cosa que me enfureció notablemente.
Passada, no es parte del sistema numérico en el cual estan basados los relojes.
Asi que me fui casi derrotado por mi intento fallido, hacia la parte de atrás del bondi a esperar mi descenso pensando en repetir la hazaña, pero esta vez con mi objetivo real.

Una vez arribado a la estación, me dirijo hacia el lugar donde minutos después se me daría la gran chance.
Pasaban los minutos y el anden se llenaba de más y de más gente.
Esa gente que sería testigo de lo que iba a ocurrir.
Mientras tanto mi cabeza cantaba: “Pues me enamorado Y te quiero y te quiero Y solo deseo Estar a tu lado Soñar con tus ojos Besarte los labios Sentirme en tus brazos Que soy muy feliz”.
Una canción relinda de poliládron. Ládron. Con acento en la Á.

Canción que hacía moverme de una manera por demás sensual.
Justo en el momento del “Pues menamoráo”, aparece…
Vestida como siempre. Zapatos, sobretodo, broche. Todo. Sobre todo, todo.

Y sin dudarlo, me abalancé hacia ella cual si fuera el cometa halley.
Miles de personas de testigo escucharon mis palabras:

– Hola! Soy Demián, eldelblog… ¿Cómo estás?

Y miles de personas siguieron el jugoso diálogo:

– Ya se quien sos.
– …. (grillos)
– Y debo decirte que me gusta mucho tu blog. Lo leo siempre.
– Ahh bueno, gracias… Me alegro mucho. ¿Qué te pareció lo de la chica del tren, lo leíste?
– La verdad que sos un tierno. Estaba esperando que vengas a hablarme.
– Jeje… Bueeeno, por favor…
– No, no.. En serio. Aunque no me llame Soledad y no nos ganemos el auto me gustaría mucho que me lleves a comer a Pippo esta noche.
– Sería un placer. (yo a todo esto, estaba más rojo que una pomada washinton para mocasines rojos)

Le digo:

– Anotá mi celu: 15 6964 xxxx (saca una libretita con corazone y lo pone en la primer hoja y dibuja una sonrisa)
– Listo, ya te tengo agendado, caramelo. Te llamo esta noche y vamosssssi…?
– Y perodáaaaaaaleee…

En ese preciso momento en mi cabeza había 2 pibitos jugando al Fifa ´95 para SEGA, que tenía la particularidad de que al momento de hacer el gol uno podía hacer sonar cornetas si apretaba el botón A.
Sonido de hinchada si se apretaba el botón B.
Sonido de locutor gritando gol, botón C.
En mi mente se escuchaba claramente la siguiente secuencia: A A C C B A B A C C C.
Culminando con los 3 botones apretados al unísono.

Esa misma noche mi celu sonó de manera diferente.
Puse un ringtone de Luis Miguel.
Combinamos los horarios.
La pasé a buscar con mi auto renól megán. (No es mío pero en estas ocasiones, es mío)

Nos comimo sunos tallarines de laremilputa que buenos questaban.
Fuimos a Pelvis.
Bailamos.
Charlamos de la primera formación de Purple con Rod Evans.
Del primer disco de Almendra.
De Stanley Kubrick.
De Córtazar.
De que mucha sal hace mal.
De los perros de los famoso.
De nuestros ídolos.
De mi parecido con Guido Kazka.
De su parecido con Norma Pons.
De mil cosas que me eran sumamente interesantes y que en otro contexto más yo hubiera preferido que me hicieran cagar de un tiro, como por ejemplo la matanza indiscriminada de mangosta en el lago Manuel Wirszt.

Hasta que fuimos a tomar un café con leche a las 6 de la mañana en una estación de servicio y allí mismo ellá dijo:
– “Y si nos vamos pero posta, asi posta al sur?”

Y yo le dije:

– “Y perodaáaaaaaaaleeee…”

Y la pasamos tanbien.
Vimos los pingüinos, las galochas patagónicas, los peteribise silvestre produciendo maní, el bambi de Walt Disney, los campos en flor, las manzanas de Cipoletti, todo. Vimos todo.
Entre besos y te quiero más que el sol, vimos unos paisajes de la sanputa.

Y volvimos.
Y ahora ella, está preparando un guiso.
Demientras veo Tinelli y hago las cosas que nunca hubiera hecho más si no fuera por amor.
El amor te cambia todo.
Ahora escucho Copani.
Moraleja:
El que se la juega, es el que se la lleva…


Versión Posta

Cuanto quisiera yo que el final de esta historia sea el que anteriormente escribí.
Pero bueno, la vida es asi.
El que no arriesga no gana y el que no gana no es un pelotudo, porque al menos lo intentó. (algún viejo tango seguro dice todo eso textual, asi textual).

Vamos al grano.

Luego de días de no verla, decidí imprimir la 2da parte para continuar con este jugueteo matinal en el cual me metí impulsivamente.

Cargo todo en la mochila: desolorante, cepillo, libro, revista, feso, cendedor, celu, todo.
Y guardo minuciosamente cada una de las hojas impresas dentro de una revista SATIRICÓN.

Me clavo una tostada.
Miro el noticioso, as always y salgo sin escrúpulos a entregar en mano la esquela que sería la conexión entre ella y yo, una vez más.

Como siempre, espero el bondi.
Llega. Me subo. Me bajo. Yastoy en la estación.

Saco boleto I / V Palermo. 2 peso.
Tome.
Su vuelto.

Camino hacia el andén.
En minutos nomás sale el “rápido” (del cual se bajaba la amiga, la rubia, esa que me era cómplice…)
No se baja.

Silbo una canción que dice: “Palate y mila, mila como se mueve mila como baila mila como salta”
Hasta que enderrepente la veo a mi costado junto a una persona.
De sexo masculino.
Noto que hay una relación de confianza entre ambos.
De confianza.
Veo como el sujeto la agarra de la manito.
De confianza (pensaba yo)
La agarra ferte ferte.
De conf…
Se miran asi como se miran los enamorado.
De con…
La agarra más fete. Más y más fete.
De co..
La CON…

Hasta que mi razonar concibe la idea de que era su pareja. Su novio, su marido.

Mi cara lentamente iba exteriorizando todos los sentimientos encontrados.
Mi buscador interno sacó a pantalla: “Se han encontrado 14 sentimientos.”
Apreté el botón “Voy a tener suerte”

Y en ese mismo instante, me mira.
Casi como una reacción involuntaria me salió la de hacerle un guiño. 😉
Le guiñé el ojo.
La única vez que me mira. Que no me esquiva. Que se siente poderosa.
Que legusta juguetear, está con el marido.

Al momento de guiñearle el ojo en un claro gesto cheronca, ella le susurra algo a… vamo a ponerle un nombre: Alfonso.
Alfonso inmediatamente se da vuelta y me clava la mirada a mi, que me sentía indefenso, sin armas ya.
Como Gandhi cuando se sentó en el piso a esperar que la tropa los pasara por encima.
Me mira con un claro gesto de furia.
El cual devuelvo con un pido gancho imaginario. Basta parami bastaparatodo.

Luego de esto me fui hacia la otra parte del andén a subirme al vagón más lejano.
Y lloré.
Lloré todo el viaje.

Porque no hay nada más peor que saborear la derrota arriba de un tren todoyeno.
Descendí en Palermo, cuasi cualunque de tanta zozobra.

Y aqui me encuentro hoy.
Con las fuerzas renovadas.
Con la fuerte convicción de que bancarse ser segundo también es ser campeón.
Pusimos en la cancha, tripa y corazón.
Ganamos y perdemos, lo bueno es competir. Pero seguimos juntos unidos hasta el fin.

Moraleja:
Tardé mucho en darme cuenta. Pero en realidad, a mi siempre me gustó la rubia.
Esa que me fue compinche de entrada. Con su mirada. Su simpática mirada.
Ahora me doy cuenta de todo.
Rubia, en cualquier momento te llevo un Sugus Max de Ananá.
Porque vos sabés, todotodotodotodoeselamoor vosabés…

FIN

Quiero por la presente hacer homenaje al Mati Sinchich, que es dueño de muchas frases y magia que este blog se encarga de publicar.
Él es a fin de cuentas, la persona que despertó en mi, la necesidad imperiosa de entregarle a la mina el post que escribí. Sin él y sus consejos, a este blog le faltaría mucha nuez moscada. Mucha salsa golf.
Gracias Mati, porque vos no so un amigo. Vo so un hermano.

A continuación les dejo asi textual textual un fragmento de la conversación que mantuve con él, luego de enterarse el desenlace de esta historia.
Nos vemos pronto.

D.

Mati dice:
esta son las cosa que me dan la razon
o sea, el mundo esta hecho una mierda
no hay dudas
pero hay algo en el ser humano adentro
que hace que todos queramos ser parte de una historia de amor de otro
algo asi como que en el fondo nos gusta que la gente se quiera
y la reciprocidad es simplemente ver la felicidad del otro
el hombre es bueno
thomas hobbes y lareconchadesumadre
yo una ve me acuerdo
lo discuti con una minita
y me dijo que yo era heidi
que porque no me iba a vivir a la pradera

no pode proyecta mucho con una mina que no tiene ni un vestigio de filantropía
(filantropía mi palabra mas favorita)

yo d euna mina pido minimamente 2 cosa:

1.decime que queres un poquito al universo en el que viivmos, un poquito aunque sea

2. decime que en algun futuro, no importa que no sea muy cercano, pero decime que puede llegar a ser que te hagas aunque sea un poquitito lesbiana

Sublime.
Chau.