Archivo para hipoglós

Mi padrón

Posted in Manteca de cacao with tags , , , , , , on octubre 31, 2007 by cabesaurio

Siguiendo con el tema electoral, quiero por este medio hacer alusión a algunos hechos que sucedieron en estas últimas elecciones, los cuales han despertado en mí, una suculenta fainá existencial.

De donde venimos? Hacia donde vamos? El orígen del universo? No.. Pura mierda para los que sólo van a obtener de respuesta: “Si lo supiera, no estaría dandoté esta clase…”

Endemientras hacía la cola para votar el Domingo pasado, noté en las personas que a mis costados permanecían de pie, ciertas características que de alguna forma los unían a mi…
Por ejemplo, el que estaba a mi izquierda, de porte elegante, conservaba una quijada muy parecida a la mía. Como en forma de V, pero con un poco más de repulgue.

El que a mi derecha reposaba arriba de un palito, era orgulloso portador de un lunar inofensivo al costado de la nariz.
Quienes me conocen, saben que mi cara no solo se caracteriza por estar permanentemente humectada con Hipoglós, sino que también su belleza, es realzada por un lunar al costado de la naríz, principalmente.

Y era igual… La misma forma, el mismo color.
Me vi contenido en una inmensa represión al querer sobarlo, para de esta manera, verificar si poseía el mismo sabor también.

Y asi iban desfilando en la cola…
Mario Orteche: pie plano, como yo…
Santo Ortabuesa: mancha de caspa en el pañuelo.
Alfio Ortóbalo: varicocele de segundo grado. (igual que yo)
Ova Ortini: acérrimo tomador de Coca-Light y compulsivo comedor de Pringles de pisa.
La cola iba avanzando y mi fascinación era cada vez más mayor…

Hasta que llegó el turno de Horacio Ortíz Gutenberg…
Era increíble.
Nunca vi a alguien tan parecido a mi, en ningún padrón… Nunca.

A su lado, un tanto inquieto por no poder decidir a quien dar su voto, estaba quien se hacía llamar Alonso Ortíz Gutiense. Éste último ya era casi una copia mía… Se movía de forma extraña, contoneaba sus caderas con un ritmo realmente seductor. Estaba acompañado de su novia, pero no viene al caso.
Ambos 2 tenían ojos verdes y una leve inclinación hacia Lavagna… Muy leve…

Mi emoción se hizo notar en todo el pasillo de la escuelita número 30 de Villa Tesei, apadrinada ni más ni menos que por el mismísimo Jimmy Page, guitarrista de Los Violadores.

En un grito desesperado por saber mi identidad, agarré mi celular y alcancé a fotografiar a Horacio, para así luego poder comparar con photoshop los rasgos que unen nuestras existencias…

Hermanos?

Lo curioso y realmente existencial de todo esto, es que probablemente con toda esta gente, los Ortízes mas que nada, compartamos algún pariente bien lejano.

Es asi, que en una fatigante investigación que realicé buscando en Google, encontré al primero de los Ortízes, el señor Don Alfonso Ortiz de Compostela, del cual solo orgullo puedo tener y, nuevamente en él, me hallé corporizado cual si fuera YO mismo, pero muchos años atrás… Inclusive, antes de que existieran las pringles de pisa o snack similar.

Don Alfonso

Ahora siento una gran necesidad de volver a la escuelita junto al póster de papá, para decirle a todos mis compañeros de mesa…
– Muchachos: este señor es nuestro padre..!!
– Este señor es nuestro padrón…!

Y en ese momento, impugnar mi voto poniendo la boleta de papá:
Dr. Don Alfonso Ortiz de Compostela… (QEPD)

D.